Los beneficios que aporta el mundo digital y la comunicación vía online son muchas veces puestos en duda por usuarios que se ven “bombardeados” con mensajes publicitarios en forma de correos que invaden los buzones de entrada personales. Nos referimos al conocido como correo basura, mensajes no requeridos por parte del usuario a los que se denomina SPAM.

Todos tenemos la experiencia de recibir estos correos que en la mayoría de las ocasiones son enviados de forma masiva, sin ningún tipo de justificación, por parte de empresas que no han sabido entender los beneficios que reporta una buena comunicación a través de la red.

Pero el SPAM no solo ataca a través de los correos electrónicos, sino que utiliza el poder difusor de ciertas redes sociales para extender un mensaje que nadie ha solicitado, por ejemplo en Twitter o Facebook.

En las Redes Sociales, el SPAM consiste en la creación automática de perfiles de usuarios no reales que utilizan las Tendencias (Trendig Topics) para difundir estos tipos de mensajes.

El resultado para las empresas que realizan esta práctica de dudosa profesionalidad no es muy favorable. De hecho, afecta no solo a las entidades que se decantan por esta estrategia invasiva sino también al resto, ya que hay muchos usuarios que detestan recibir cualquier tipo de información corporativa y meten a las cuentas que lo hacen en una especie de “lista negra”.

¿Cómo luchar contra el SPAM?

  • Intentar en la medida de lo posible no hacer clic sobre enlaces sospechosos y de usuarios no reconocidos.
  • No abrir archivos que a simple vista no contengan un contenido seguro.
  • Borrar inmediatamente cualquier tipo de correo que recibamos y cuyo remitente no sea un usuario perteneciente a nuestra red de contactos. Dejar de seguirlos en el caso de Redes Sociales.
  • Denunciar o reportar a todo aquel usuario que creamos está actuando como spammer.

Las empresas tienen en la red la posibilidad de difundir mensajes de calidad a clientes segmentados, a los que le interesan sus mensajes, por esta razón, no resulta una postura inteligente y profesional ejercer este tipo de prácticas invasivas cuyo resultado está muy lejos de ser beneficioso.

 

 

<   Volver al listado principal