Muchas veces hemos oído hablar de Reputación Online como la imagen que los usuarios de internet tienen de nosotros. Sin embargo, el peso adquirido por este término hace que algunos consideren la Reputación Online como una disciplina que hay que atender y estudiar si se quiere construir una trayectoria brillante en la era digital.

 

¿Qué es la Reputación Online?

 

Definimos este concepto como el reconocimiento de una marca o entidad obtenido en internet y medido por las opiniones y valoraciones que ejercen los distintos usuarios del medio digital.

A pesar de que algunas empresas se especializan en esta disciplina mediante su ORM (Online Reputation Management), el control absoluto de la Reputación Online no está en manos de la Compañía, un aspecto lógico si tenemos en cuenta que no podemos controlar todos los comentarios y gustos del consumidor.

La facilidad con que los distintos usuarios vierten sus opiniones (positivas o negativas) a través de redes sociales y blogs, supone un arma de doble filo para las marcas según estén a favor o en contra de su labor, producto o servicio.

Por tanto, también asumimos que Reputación Online e Imagen de Marca son conceptos muy relacionados entre sí.

 

¿Qué hacer para que nuestra Reputación Online sea positiva?

 

Está claro que nunca podremos obtener el control absoluto de la situación, no obstante, hay unas pautas que deberíamos tener en cuenta para favorecer que las opiniones de usuarios y consumidores sean lo más favorables posible.

  1. Tener un Branding personal adecuado. Antes de lanzarnos al mundo online, debemos establecer claramente cuál es la esencia de la marca, los valores y el estilo de la misma. En definitiva, la imagen que queremos transmitir.
  2. Analizar el impacto que causa nuestra presencia y estrategias de marca y la valoración que realizan los usuarios de nosotros utilizando herramientas de monitorización.
  3. Establecer una buena estrategia de creación de contenidos. Actualmente y según los nuevos algoritmos del buscador por excelencia, Google, sabemos que el contenido es el auténtico protagonista a nivel de posicionamiento. Además, si ofrecemos un contenido de calidad a nuestros consumidores lo estaremos no solo contentando sino también fidelizando.
  4. Tener una respuesta ágil ante las transformaciones que se produzcan en el mundo online. (Nuevas aplicaciones, modificaciones, actualizaciones, etc.)
  5. Ofrecer feedback con celeridad y de manera inteligente. Una buena respuesta ante una crítica puede hablar muy bien de la marca y de nuestra preocupación por los clientes.

 

Seguir estas recomendaciones ayudará a que tu empresa goce de una buena Reputación Online. No obstante, la mejor estrategia es ofrecer un buen producto y acompañarlo de acciones de marketing online llevadas a cabo por expertos en la materia, ya que muchas veces se desconocen la complejidad de estas tareas y la necesidad de una formación adecuada.

 

<   Volver al listado principal