Con la continua aparición de nuevos canales de comunicación, y las espectaculares posibilidades de interacción que estos ofrecen, otras técnicas de marketing muy utilizadas hasta el momento como el e-mail marketing se han visto relegadas a un segundo plano. Hay quien incluso se atreve a afirmar que el e-mail marketing está en crisis. Sin embargo, hay muchas razones que manifiestan su gran utilidad y eficacia a la hora de captar consumidores potenciales.

¿Qué es el e-mail marketing?

Se trata de una herramienta que destaca por su eficacia, rapidez y bajo coste. E-mail marketing es cualquier tipo de comunicación vía email que enviamos a nuestros clientes o potenciales clientes, ya sea con una finalidad comercial, informativa o de fidelización. El contenido de nuestra estrategia de e-mail marketing dependerá de nuestros objetivos, así podemos citar algunos de los contenidos más usados en e-mail marketing:

-Newsletter o boletín periódico: Contiene información periódica y de interés sobre las novedades de la empresa o de algún producto en concreto.

-Promoción de productos o servicios y/o lanzamientos de otros nuevos.

-Eventos y recordatorios: Avisos sobre la organización de eventos que incluyen modo de inscripción, información adicional y que propician la puesta en marcha de sucesivos recordatorios sobre el desarrollo del evento, como una crónica del mismo, elaboración de encuestas de satisfacción…

Como ya comentábamos en el post de ayer, la aportación de un contenido de calidad, original y diferenciado es una apuesta segura que revertirá en la reputación de la empresa y que nos permitirá conseguir un egagement con el cliente. Además, no debemos olvidar que es una buena forma para derivar tráfico hacia nuestra web, posibilitando que los consumidores visualicen todos nuestros productos y servicios.

¿Qué ventajas nos aporta el e-mail marketing?

Uno de los principales inconvenientes que muchos achacan al email marketing es su carácter intrusivo. Lo cierto es que las actuales leyes que regulan el sector de la publicidad digital expresan claramente la necesidad de obtener un consentimiento previo por parte de los consumidores. Esto aumentará en calidad del impacto y aceptación de nuestras campañas de e-mail marketing, pues son los propios consumidores quienes indican que están dispuestos a recibirlas y a leerlas.

En este sentido, debemos destacar que la puesta en marcha de una estrategia de e-mail marketing requiere un minucioso trabajo previo de segmentación, pues si optamos por el envío masivo de e-mails el fracaso está asegurado. Del mismo modo, no es aconsejable recurrir a estrategias “no muy transparentes” como la compra de bases de datos, pues sin duda será una pérdida de recursos, ya que la capacidad de conseguir un impacto positivo se reduce considerablemente.

<   Volver al listado principal