El nuevo proyecto de la compañía de Silicon Valley está en boca de todos, sobre todo desde que Sergey Brin presentó las gafas en abril de 2012 con esa mítica retransmisión de caída en paracaídas que dejó atónitos a los asistentes. En un principio Google anunció, de forma muy optimista, que su nuevo y revolucionario producto estaría disponible para finales de 2012. Obviamente tuvieron que alargar la fecha de lanzamiento a 2014, aunque algunos medios norteamericanos hablan que podrían estar disponibles para estas navidades.

Desde el 15 de abril de 2013 la gafas se pusieron a disposición de alrededor de 2.000 desarrolladores por el módico precio de 1.500 €. Momento en el que han podido verse algunos prototipos, aunque conseguir unas ha sido una empresa prácticamente imposible para la mayoría de los mortales.

Con todo, poco a poco vamos sabiendo las especificaciones de Google Glass, tanto en su entorno nativo, como en las apps que se van desarrollando. Además de algunas características, como que habrá modelos para personas con problemas visuales, es decir, que se integrarán con gafas graduadas.

Google Glass

Google Glass

Especificaciones técnicas Google Glass

El primer prototipo de las gafas de Google pesaba nada más y nada menos que 3.6 kg, algo excesivo. Así, el trabajo de la compañía para llegar a los 50 gramos actuales hay que reconocerlo como encomiable y posiblemente uno de los motivos por los que la fecha de lanzamiento ha sido pospuesta casi dos años.

  • Sistema operativo: Android 4.0.4
  • Procesador: Texas Instruments OMAP 4430 SoC 1.2 GHz de 2 núcleos y 682 MB de RAM
  • Resolución de pantalla: 640×320 ppp.
  • Cámara: 5 megapíxeles para fotos y HD 720 p para vídeos.
  • Sonido: No necesitará auriculares ya que el sonido se transmite por un sistema de conducción directa por los huesos cercanos al aparato auditivo.
  • Batería: 24 horas según Google, aunque será bastante inferior si la usamos más de lo “necesario”.
  • Interfaz: La mayoría de las utilidades se activan con la voz, para las que no, el dispositivo incorpora el sistema Touchpad en el lateral de las gafas.
  • Memoria: 16 GB, 12 para el usuario y 4 para el sistema operativo.
  • Conectividad: Vinculación con Smartphone Android  mediante la app MyGlass y con cualquier otro vía Bluetooth.
  • Wifi: 802.11 b/g.
  • Sensores: De luz y proximidad. Además 3 ejes de: giroscopio, acelerómetro y brújula.

 

¿Qué puede hacer Google Glass?

Vamos a centrarnos en primer lugar en el entorno nativo, que es el más conocido, para luego hablar de las distintas aplicaciones que se están desarrollando.

Entorno nativo de Google Glass

Quizá el desarrollo de Google Glass no tendría sentido sin el paquete de aplicaciones propias del gigante califorrniano. Así, el dispositivo integrará todas las opciones ya disponibles en Google.

El dispositivo se enciende tocando el Touchpad lateral, donde se abrirá un timeline con: reloj, pronóstico del tiempo, llegadas/salidas de aviones, calendario, opciones de cómo llegar (integrando maps), fotos (con opción de compartir con Google+)… Integra también Hangouts para animar las conversaciones con fotos, vídeos o realizar videollamadas directamente. Podremos navegar por la interfaz mediante el Touchpad o acceder directamente a lo que deseemos mediante comandos de voz.

Con estos comandos las gafas accederán directamente a todos los servicios Google:

  • Hacer y compartir fotos y vídeos.
  • Enviar mensajes de texto o voz.
  • Realizar videollamadas.
  • Buscar webs, fotos, vídeos… sólo con decir un criterio de búsqueda.
  • Usar Google Maps modo gps, aunque para esto necesitará estar vinculado con un Smartphone, ya que Google Glass no integra GPS en el dispositivo.
  • Hacer traducciones.
  • Consultar hora, tiempo, aviones, noticias… o agenda, a la que también podrán agregarse notas mediante comandos.
  • Field Trip: que detecta tu posición y te ofrece datos curiosos sobre tu entorno.

Todo pensado para compartir en la red social del “buscador”. Os dejo un vídeo donde se aprecian estas funcionalidades.

En este entorno, ya se han realizado operaciones médicas con Glass. Los beneficios en este aspecto tienen una doble vía, por un lado a nivel educativo los alumnos tendrán un aprendizaje prácticamente in situ, por otro a nivel profesional los médicos podrán consultar información, pedir ayuda u opinión a otros colegas a miles de kilómetros… en el propio transcurso de las operaciones.

Google Glass

mjaysplanet

Aplicaciones de Google Glass

De momento, no hay un listado oficial de las aplicaciones, más allá de la propia MyGlass para integrar las gafas con tu Smartphone, que estos 2.000 desarrolladores elegidos están haciendo para Glass, usando la API llamada “Mirror”, que fue presentada  en el SXSW de Austin.

Aquí os dejo un enlace con un listado no oficial de algunas de las apps ya desarrolladas.

Una de las más curiosas es el sistema conocido como FIDO (Facilitating Interactions for Dogs with Occupations). Pensada para perros guía, policía, de rescate… mejorando la comunicación de los perros con sus entrenadores. El sistema funciona con un chaleco cuyos sensores iría activando el perro para aprender sus tareas.

O SMARTSing, pensada para aprender el lenguaje de signos. Durante todo el día, en función de las preferencias del usuario, se van recibiendo pruebas para ayudar a aprender este lenguaje.

 

Publicidad con Google Glass

Una de las cosas que más controversias está generando es cómo sacará provecho Google de la publicidad (su principal fuente de ingresos) a través de las gafas.

Google ha registrado un sistema conocido como “Gaze tacking system”, basado en el seguimiento ocular de los usuarios para reunir datos de hacia dónde mira cuando ve publicidad, ya sea online o en la calle. Se mide además la respuesta emocional del usuario mediante la dilatación de la pupila. Este proceso, a nivel publicitario, llevaría el nombre de “pay-per-graze” (pago por vistazo), algo similar al “pay-per-clic” que utiliza la compañía actualmente.

Según se comenta estos datos también se venderían a aquellas empresas interesadas, aunque Google se ha apresurado a salir al paso de las críticas que esto estaba generando al asegurar que el sistema eliminará, incluso para ellos, los datos personales del usuario y que podría incluso cancelarse el sistema, admitiendo implícitamente lo obvio, que el sistema está pensado para aplicarlo a Google Glass.

 

Sistemas similares a Google Glass

Además de Glass, están proliferando otros sistemas similares aunque menos mediáticos.

  • Glass Up: Proyecto diseñado por tres italianos que verá la luz en febrero de 2014. Cumple muchas de las funciones asociadas a Google Glass como información de interés, como llegar, consultar el correo, noticias o mensajes. Está pensado para ser una doble pantalla del Smartphone, al que se conecta a través de bluetooth. Sus ventajas frente a Glass son que al tener varios diseños podrás poner cristales graduados sin tener que montar lentes extra, la batería llega a durar 150 horas en reposo y el precio, que se estima en unos 400 doláres. Por contras no tiene interacción por voz, los primeros modelos no cuentan con cámara, no dispone del enorme entorno de Google y, probablemente, tendrá menor cantidad de aplicaciones. Sin embargo, puede ser una alternativa a tener en cuenta. Podéis ver más sobre el dispositivo en éste vídeo.

 

  • Oculus Rift: Es un dispositivo de realidad aumentada pensado para videojuegos. El proyecto original fue financiado por los propios futuros usuarios mediante una campaña crowdfunding en Kickstarter.

 

¿Cambiará Google Glass la forma de comunicarnos?

Desde Soluciones c2 estaremos muy atentos a la penetración de este nuevo dispositivo. Es cierto que ya están surgiendo plataformas que luchan contra la implementación de Google Glass aludiendo a una posible violación del derecho a la intimidad, incluso hay establecimientos donde ya se ha colgado el cartel de “prohibido” al nuevo ingenio de Google.

Sin embargo, el éxito o no de Glass dependerá en buena medida de las aplicaciones de terceros, el precio y de esa primera legión que sea capaz de sentarse en un bar o tomar el autobús con el ingenio puesto.

Quizás decir que cambiará el modo en que nos comunicamos sea excesivo, pero seguro que abrirá un nuevo mercado donde las otras grandes de la industria tecnológica no tardarán mucho en entrar.

 

<   Volver al listado principal