Las aspiraciones de Google de ser cada vez más humano se traducen en su nuevo algoritmo Colibrí (Hummingbird), la última gran modificación de su fórmula matemática encaminada a ofrecer resultados más eficaces y fáciles de encontrar para los usuarios.

Google anunció el lanzamiento de Colibrí en un acto de celebración de su 15 aniversario celebrado en el garaje donde el buscador vio la luz. Se trata del cambio más importante del gigante de los buscadores desde 2010 con la aparición de Caffeine, según Amit Singhal, vicepresidente Senior de la compañía.

Y es que, aunque Google hace unas 300 variaciones en su algoritmo al año, esta vez no es una modificación o un filtro como sus antecesores Panda y Penguin, sino un cambio en la forma de entender las búsquedas, que cada vez son más parecidas a las conversaciones.

Google Colibri logo

Hay que estar preparados pero no hay que tenerle miedo al nuevo pájaro implementado por Google; aunque la nueva fórmula matemática afectará al 90% de las búsquedas, de momento no se ha notado un gran impacto en el posicionamiento de sites con contenidos de calidad, originales y constantes.

El usuario llega a Google buscando información muy concreta, por lo que a partir de ahora tendrán mayor relevancia en términos de posicionamiento aquellos contenidos que ofrezcan respuestas a preguntas directas de los usuarios. Tal es la confianza que las personas tienen en el buscador, que muchas escriben la consulta tal y como se la harían un amigo, especialmente desde que es habitual acceder desde smartphones o tablets.

¿Cómo afecta Colibrí al posicionamiento?

  • A partir de ahora Google otorga una importancia casi crucial a la repercusión que tienen los contenidos en las redes sociales, ya que el buscador interpreta esto como una prueba de que se trata de un contenido de calidad y útil para los usuarios.
  • La accesibilidad de los contenidos a través de dispositivos móviles cobra cada vez más relevancia para el gigante de los buscadores, que desde la implantación de Colibrí premia los sitios adaptados a las nuevas tecnologías.
  • Además, hay que tener en cuenta que los robots de Google buscan las respuestas a preguntas concretas de los usuarios; no es necesario que sean literalmente interrogaciones, sino de redactar los títulos tal y como creemos que los usuarios buscarán esa información. Por ejemplo, para titular un post sobre cocina, antes habríamos usado “Receta tortilla casera”, mientras que ahora sería mucho más conveniente titular “Cómo hacer una tortilla casera”.
  • La geolocalización tiene cada vez más importancia debido al creciente uso de tecnología móvil. Por ejemplo, al buscar “dónde comprar un IPhone de segunda mano”, en las búsqueda deberían aparecer entre los primeros resultados las entradas a tiendas físicas cerca de donde se encuentra el usuario.
  • A pesar de que es un cambio drástico en su fórmula de búsqueda, el nuevo algoritmo no tiene porqué afectar negativamente al posicionamiento SEO siempre que se creen contenidos de calidad, con constancia, originales y de utilidad.
  • La clave está en ponerte en lugar de tu público objetivo y pensar qué quieren saber y cómo lo van a buscar. Con esa premisa, constancia y paciencia, Google indexará cada vez mejor esos contenidos.
  • Si además tienes la posibilidad de monitorizar el comportamiento de los usuarios en tu web a través de Google Analytics u otra herramienta, podrás conocer los términos de búsqueda más utilizados y tenerlo en cuenta a la hora de elaborar los contenidos.

 

Si te ha gustado este artículo, puedes dejarme un comentario, seguirme en FacebookTwitter,Google Plus o Linkedin o difundirlo en tus redes sociales, así me animas a seguir compartiendo conocimientos con la comunidad.

Además, si te interesan estos temas puedes encontrar más información en nuestra web o suscribirte al blog para recibir en tu correo electrónico todas las publicaciones.

 

<   Volver al listado principal