El marketing de contenidos es uno de los elementos clave que debemos tener en cuenta a la hora de planificar cualquier campaña de marketing online. La idea básica es generar contenidos de utilidad para nuestros clientes, que no puedan encontrar en otro sitio.

CC: toprankonlinemarketing

CC: toprankonlinemarketing

Cómo debe ser

El blog debe ser el epicentro de toda nuestra estrategia. Las cuentas que tengan una marca o empresa en las diferentes redes sociales solo pueden mantener a los usuarios si cuentan con contenido detrás. Éste debe ser, además, de calidad y utilidad. El marketing de contenidos es uno de los pilares fundamentales del  Inbound Marketing, que busca mejorar la reputación de la marca y conseguir visibilidad online.

Debemos huir de la venta directa. Lo que nos interesa es integrar el contenido en el espacio. Sería ideal que contásemos con material propio, no refritos de Internet. Además, nuestras visitas subirán si adjuntamos las informaciones con fotos, vídeos, infografías o cualquier otro material gráfico.

 

CC: toprankonlinemarketing

CC: toprankonlinemarketing

 

Objetivos

El principal objetivo del marketing de contenidos es generar engagement, es decir, que el consumidor interactúe con la marca generando un compromiso entre ellos, que debe ser mutuo. Hay que cuidar éstas relaciones con los clientes, ofrecerles soluciones, orientarles a la compra o ayudarles a maximizar los productos que hayan adquirido.

También podemos considerar otros como el SEO, incremento de tráfico, crear opinión… Puromarketing publicaba que gracias a los blogs se generan un 434% más de páginas indexadas y un 97% más de links.

La estrategia

Nuestros clientes deben tener en cuenta que se trata de una estrategia a medio – largo plazo que busca ganar notoriedad y generar confianza. En primer lugar, Penguin 2.0 considera  los contenidos como uno de los factores fundamentales para tener buen posicionamiento. Además, si empezamos una campaña de pago que no esté respaldada por contenidos no seremos capaces de retener a los nuevos usuarios, por muy exitosa que ésta haya sido.

Debemos seguir una serie de pasos básicos.

  1. Análisis: Tenemos que realizar un análisis de mercado, entenderlo y entender a nuestros clientes. Sus gustos, aficiones o hábitos de compra, y qué contenidos ofrecen los competidores.
  2. Target: Estamos ante un nuevo paradigma donde la segmentación del marketing tradicional está obsoleta. La segmentación de mercados se vuelve ahora compleja y debemos buscar la personalización.  El marketing de contenidos nos ayudará a crear comunidad y, mediante el engagement, dirigir nuestras estrategias a targets muy específicos.
  3. Blog – contenido: Crear los contenidos que sean necesarios y que vayan especialmente dirigidos a nuestro público objetivo. Debe ser un contenido de alta calidad que facilite que los clientes nos encuentren.
  4. Difusión: Hemos de elegir el mejor canal para hacer llegar la información al público objetivo. También, hemos de tener en cuenta que el contenido creado puede ser usado varias veces y a través de varios canales, de manera que maximicemos la información.

Beneficios

Partimos de la premisa de que alrededor del 70% de los usuarios son más propensos a informarse de las marcas a través de los contenidos que éstas generan que por su publicidad. Y, en torno al 65%, compran más si siguen a una marca en Twitter. Conseguimos así el aumento de ventas, no debemos perder de vista que es el fin último de cualquier estrategia o plan de marketing.

Sin embargo, un buen marketing de contenidos también genera más leads, aumenta el tráfico web y la relevancia online (páginas indexadas y links) y mejora la presencia en las redes sociales.

Además, se trata de una estrategia que no requiere una gran inversión y cuyos efectos, aunque comiencen a notarse a medio plazo son perdurables en el tiempo. De hecho es una de las estrategias con mayor ROI (retorno de la inversión) a largo plazo.

<   Volver al listado principal